Tarragona Innova
Atención ► Este sitio web se encuentra temporalmente inactivo. ¿Está interesado en ofrecer soporte al proyecto? Más información.
OPINIÓN » PAU SAMO
Publica tu opinión

Sobrevivir al presente con valores tradicionales

La importancia de cooperar para la obtención de objetivos comunes

Autor del artículo
Imagen de Pau Samo
Pau Samo es vendedor profesional, dir. comercial y formador... más
  • “No queremos dejar a nadie sin la posibilidad de aprender”
  • “Existen personas que con menos pueden hacer más”
  • 9 estudiantes se reinventan para ser Técnico en Consumo
  • Tarragona geolocaliza toda su oferta turística, comercial y cultural
  • Blogtrip en Tarragona: nuevas experiencias de turismo 2.0
  • Ser Community Manager en Tarragona
  • Entrevista con Jeffrey Pelaez, Personal Shopper en Tarragona
  • Spain Startup Map, el mapa del ecosistema emprendedor de España
  • La empresa tarraconense iMicroQ gana el Premio Emprendedor XXI
  • Emprender desde la escuela

Imagen de un equipo coooperando para  la supervivencia y el desarrollo

Desde mi enorme ignorancia contemplo el mundo en que me muevo habitualmente. No pierdo de vista otros mundos donde lo que vale allí no es lo mismo que vale aquí y viceversa. A pesar de todo, en mi mundo hay aspectos que son altamente contradictorios. No escribo aquí para difundir las vergüenzas de nuestro sistema financiero, político, etc. Creo que a estas alturas ya todo está más que dicho y nuestras espaldas empiezan a ser muy anchas: la cosa nos “resbala”, nos indigna o nos hace gracia, pero cada día seguimos a lo nuestro.

Aquí es donde empieza a no cuadrarme lo que pasa, porque a pesar de los escándalos que a diario aparecen en los medios de comunicación seguimos votando a los mismos sujetos legislatura tras legislatura.  ¿Qué se supone que esperamos que suceda? ¿Qué esperamos que hagan los bancos que han cerrado el grifo del crédito? ¿Qué esperamos que suceda reduciendo las plantillas en nuestras empresas?

Me da la sensación de que muy pocos,  siendo optimista, van a tener una respuesta infalible a estas preguntas.  Repito: hablo des de mi ignorancia. ¿A qué esperamos la gente de a pié para dar un giro a nuestras vidas? ¿Podemos actuar a contra corriente?

Me da la sensación de que la primera innovación por la que debemos pasar de forma ineludible es la cultural, social o sociológica  y, por qué no, también familiar. Me explico un poco mejor, amable lector: ¿tiene usted la sensación de estar sólo frente al mundo, atado de pies y manos a un modelo donde es mejor quien más tiene y  es obligatorio ser el mejor? Este aislamiento del individuo, esta hípercompetitividad, nos debilita frente al mundo que nos arrastra. A veces me da la sensación de que vivimos en una especie de esclavitud sofisticada que nos nubla la vista y nos impide ver que estamos sometidos a un ente supremo, llámalo S&P,  Goldman Sachs o Equis.

Si giramos la vista atrás vemos como en situaciones complejas lo que mejor ha funcionado es la unión,  el trabajo por un bien común, la solidaridad con el prójimo,  la valentía y la honradez. Por consiguiente, y con el ánimo de abreviar y centrar el tema del artículo en un punto concreto, me pregunto: ¿por qué no nos fijamos en las cooperativas del siglo XIX y XX? Parecen entes de tiempos lejanos, pero la filosofía que guardan nos puede abrir un horizonte más agradable. Fijémonos además en las nuevas tecnologías ya que hoy en día no es necesario vivir en el mismo pueblo para trabajar cooperando, lo cual nos abre aun más nuestro horizonte. ¿Por qué no cooperar con otras personas de otros países, de otras culturas, con otras visiones que nos enriquezcan y nos hagan más valiosos? Estos conceptos nos permiten no perder nuestra identidad y carácter unipersonal al mismo tiempo que nos permite vivir en comunidad. Mantienes tu poder de decisión al mismo tiempo que decides convencido de que lo mejor para ti es lo mejor para el grupo. Ganar eficiencia, racionalizar recursos y generar sinergias positivas de todo tipo, tanto en el plano laboral como el económico o cultural, te podría enriquecer interiormente de forma sustancial.

Soy consciente de que el concepto “cooperar universalmente” suena a teoría Marxista, lo cual no es nada moderno ni innovador, pero opino que por lo menos sería cuestión de hacer algo diferente, algo que no hacemos, y, por lo tanto, lo podríamos llamar innovación o, incluso, lo podríamos ver como un cambio radical en nuestra sociedad.

Realmente me he puesto a soñar, y esto queda lejos de la realidad inmediata, pero me gustaría dejar una pequeña huella en alguno de los que me leáis para que empiece a cambiar esas cosas pequeñas que todos podemos cambiar para ser un poco más honrados, un poco más solidarios o un poco más cooperativos. Quizás suceda que con esos pequeños cambios mejoremos algunos aspectos de nuestro mundo, que falta le hace.

Bookmark and Share

Archivado en: , , , ,

Contenido relacionado

¿Deseas que tu anuncio aparezca aquí? Más información

comments powered by Disqus
© Prohibida la reproducción total o parcial, por cualquier medio o procedimiento, sin la autorización previa de Tarragona Innova
» Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. De este modo, podemos mejorar nuestros servicios, recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra política de cookies.

CERRAR